El primer eléctrico moderno de Daimler fue un Smart. Inicialmente dispuso de motores eléctricos y baterías el coupé biplaza, luego lo hizo la versión descapotable. La última en sumarse a la gama, la de cuatro puertas, casi se estrenó con versión eléctrica. La orientación inequívocamente urbana de estos modelos encaja a la perfección con este tipo de propulsión.

2020. Restyling sin cambios en la parte eléctrica

El restyling puesto en marcha en la gama Smart entre finales de 2019 y principios de 2020, tras mostrarse en el salón de Francfort de 2019, supuso también una nueva configuración del equipamiento. Sin embargo, aunque se aplican ligeras modificaciones en prestaciones a los tres Smart EQ, no hay variaciones en cuanto a su configuración eléctrica. Los tres modelos siguen fieles a un motor síncrono de 41 kW y 160 Nm. Tampoco hay cambios en la batería, de 17,6 kWh. Está compuesta por tres módulos con 32 celdas cada una, que suman un total de 96 y acondiciona su temperatura con el circuito del climatizador.

La posibilidad de cargar con corriente continua sigue sin ser contemplada en los Smart dado el tamaño de sus baterías y su concepción puramente urbana.

Según los datos que aportaba Daimler, daría energía suficiente para recorrer, conforme a la norma WLTP, 159 y 157 km en los Smart Fortwo EQ coupe y cabrio, respectivamente; y 153 en el Forfour EQ. El consumo varía entre los 15,2 y 15,4 kWh/100 km de los primeros y los 15,9 kWh/100 km del cuatro puertas.

La autonomía con una carga de los Smart eléctrico, según la norma WLTP, está siempre en torno a los 150 km.

Todos los Smart siguen estando limitados a una velocidad máxima de 130 km/h y el más ligero, el Fortwo coupé (1.095 kg) es el que acelera más rápido de los tres: de 0 a 100 km/h en 11,6 s. Le sigue el descapotable (1.125 kg), con 11,9 y el utilitario (1.200 kg), con 12,7 s.

2017. Llegan los Smart EQ y el Forfour también se hace eléctrico

Desde 2017 y hasta abril de 2019, que es cuando dejó de comercializarse la marca en Estados Unidos y Canadá, todos los Smart distribuidos en estos dos países ya eran eléctricos. También en Noruega desde 2017, en el que sí siguen a la venta y ya al igual que el resto de los mercados europeos con variantes eléctricas. La desaparición total de los motores térmicos de la gama Smart en este entorno económico se produjo durante 2020.

Con el estreno de la denominación EQ para los Smart eléctricos llegaron estos sistemas de propulsión a la versión de cinco puertas.

Desde el lanzamiento de esta generación en 2014, la oferta de Smart también abarca a los Forfour, el modelo de cuatro puertas, cuatro plazas y 3,50 m de largo. Daimler lo desarrolló en colaboración con Renault. Se fabrica en la planta de Novo Mesto, Eslovenia, junto con el Twingo, otro modelo ya sólo eléctrico. Entre 2004 y 2006 Smart contó con una primera generación producida en NedCar en colaboración con Mitsubishi, siempre con motores de gasolina y Diesel.

El Smart Forfour de segunda generación recibió un motor eléctrico síncrono de 60 kW y 160 Nm en 2017. Lo hizo justo cuando todos los eléctricos de la marca empezaron a denominarse EQ. Es el mismo motor síncrono del Smart Fortwo Coupé y el que, desde el verano de ese año, se emplearía en la versión descapotable.

Los tres Smart EQ compartían el mismo sistema de propulsión, baterías de iones de litio incluidas.

Todos disponen de una batería de iones de litio de 17,6 kWh tener una batería grande no siempre es mejor– que proporciona 133 km de autonomía en el Smart EQ Fortwo con carrocería coupé, 130 en la versión descapotable; y 129 en el Forfour. El consumo fluctúa entre los 17,4 y 17,8 kWh/100 km de los dos biplaza de 2,70 m de largo y los 18,0 kWh/100 km del Forfour, siempre con la referencia de la norma WLTP.

Desde agosto de 2018, la aplicación Smart EQ Control permitíría contar con informaciones como el estado de carga del vehículo. También controlar funciones como la preclimatización de su habitáculo mientras se realiza el proceso de carga.

En ese momento, las prestaciones que ofrecía Smart de su Fortwo eran un consumo de 13,2 kWh/100 km, con una autonomía de 157 km y una aceleración de 0 a 100 km en 11,5 s. La velocidad máxima se fijaba en 130 km/h. Ya quedaba como opcional el cargador embarcado de 22 kW.

2012. Smart Fortwo Electric Drive ya con 55 kW y baterías de 17,6 kWh

En 2011, Daimler y Bosch habían suscrito un acuerdo para el desarrollo de la electrificación que tendría su fruto en la tercera generación eléctrica del Smart Fortwo.

Estos fueron los primeros coches eléctricos de Daimler producidos en gran serie. También los primeros eléctricos de la marca que ya podrían ser adquiridos por particulares. Se distribuyeron en 40 países.

Los Electrive Drive, como se llamaron en esta generación las versiones eléctricas, no contaban con la posibilidad de cargas con corriente continuas, pero sí alternas de 22 kW.

Las entregas se iniciaron a finales de 2012 y, aunque aparentemente no se diferenciaban de sus predecesores, contaban con un motor más potente, mejores prestaciones y más autonomía. También de la posibilidad de cargas más rápidas para su batería, aún con corriente alterna, con hasta 22 kW.

La potencia de los Fortwo ED ya alcanzaba los 55 kW, con un par máximo de 130 Nm, gracias a su nuevo motor síncrono de imanes permanentes desarrollado por EMotive, joint venture de Daimler y Bosch.

Bosch colaboró muy activamente con Daimler en la electrificación de estos dos Smart. Su batería, por primera vez, era producida por la propia Daimler a través de Accumotive.

Estos Smart aceleraban de 0 a 100 km/h en 11,5 s (26,7 en su predecesor) y su velocidad se fijaba en 125 km/h. La autonomía se llevaba hasta los 145 km gracias a que la capacidad de la batería de iones de litio alcanzaba 17,6 kWh. Ya era producida por Deutsche Accumotive, una filial de Daimler con sede en Kamenz (Alemania) en la que también participaba Evonik. Su peso total era de 175 kg, sistema de refrigeración incluido. La componían celdas prismáticas de mayor tamaño que las cilíndricas de Tesla.

Los clientes podían optar por adquirir esa batería, lo que elevaba el coste del coche 4.500 euros; o alquilarla, a razón de 65 euros/mes durante 10 años. El Smart era el eléctrico más asequible del mercado: en España costaba, en versión coupé, 18.950 euros con la batería en alquiler, y 23.480 en propiedad; con la carrocería Cabrio, 22.000 y 26.550 euros, respectivamente.

2009. Tesla colabora con Smart

En la segunda generación también hubo Smart Fortwo Coupé y Cabrio eléctricos. Esta última era una versión con techo de lona presente en la gama ya con la primera generación. En este caso, y como ocurrió con la primera, fueron pocas las unidades producidas: 2.000. Inicialmente estaba previstas la mitad.

El objetivo era llevar adelante un experimento para identificar el papel que podía tener la electrificación en las grandes ciudades. Para ello, se distribuyeron pequeñas flotas de este modelo, ya con 2,69 m de largo, para carsharing a través de Car2go. Alcanzarían a 19 países, siendo la capital de Alemania en el marco del proyecto «e-mobility Berlin» la primera en la que se utilizaron desde finales de 2009. Estos Smart Forwto estuvieron activos hasta 2012.

En esta generación se estrenaron las baterías de iones de litio. Se hizo muy popular porque con él nació el carsharing en Europa.

Se montaban en la factoría de Hambach (Francia). Si bien el motor seguía proporcionando 30 kW, con un par de 120 Nm, estos Fortwo ya contaban con una batería de iones de litio de 16,5 kWh. Habían sido desarrollada por Tesla.

A diferencia de las Zebra, baterías de cloruro de níquel y sodio (NaNiCl) que trabajan a grandes temperaturas y requieren aislamiento, las de iones de litio lo hacen a temperatura ambiente. Así mismo, permiten disponer de más energía en el mismo tamaño. De ahí que, a razón de un consumo de 12 kWh/100 km, les permitía recorrer 135 km, según la homologación NEDC, en lugar de los anteriores 100 km. Además, aunque su potencia era de 20 kW como las anteriores, éstas permitían aumentarla hasta 30 kW durante unos dos minutos: un pico de potencia que permitía disponer de la función kick-down.

Estructuralmente, poco ha cambiado en los eléctricos de Smart desde el lanzamiento: todo el sistema de propulsión va bajo el piso del maletero.

Desde el primer momento, las baterías quedaban instaladas bajo el piso de la célula Tridion que conforma el habitáculo de estos Smart. Para su recarga exclusivamente estaba prevista la corriente alterna con una potencia máxima de 3,7 kW.

2007. El Smart Fortwo se transforma en eléctrico con Zytek

La compañía Smart nació en 1994 de la colaboración entres Swatch y Mercedes. Dos años más tarde, ésta última pasó de disponer del 51 por ciento a hacerse con la mayor parte de su capital: un 81 por ciento.

Su primer modelo, el City Coupé, fue puesto a la venta en el año 1998. Exclusivamente lo hacía con motores de gasolina, si bien se llegó a especular con que tuviesen alguna motorización híbrida. Finalmente no fue así en esta primera generación. En la segunda sí hubo versiones con apellido mhd, por micro hybrid drive, una suerte de auto start & stop, pero nunca se ha producido en serie un Smart híbrido.

Pronto empezó a entrar en los planes de la firma electrificar al ciento por ciento a su modelo más pequeño. De tal modo que, en el recorrido final de su primera generación, el Fortwo -el pequeño Smart se rebautizó coincidiendo con el restyling de 2002- estrenó una versión exclusivamente movida con electricidad.

El primer Smart eléctrico fue una transformación de Zytek que se puso a prueba en manos de clientes corporativos en Londres.

En 2007 la firma inglesa Zytek, que venía trabajando en módulos eléctricos desde mediados de los 90, transformó una pequeña tirada de este biplaza de 2,5 m de largo. Lo dotó de un motor eléctrico de 30 kW y 120 Nm. Estaba situado en la zona posterior y acoplado mediante una caja de cambios de una etapa a ese eje. La batería Zebra de 13,2 kWh permitía una autonomía de 110 km a razón de 12 kWh/100 km.

La velocidad máxima quedaba limitada a 100 km/h. Sin embargo, eso no suponía un problema en tanto que la centena de coches electrificados estaba destinada a moverse por Londres y su inmediata periferia, siempre en manos de clientes corporativos.

Tags:

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad